849 hectáreas más protegen el valle de aburrá:

 

Para proteger parte del agua que toman 3,8 millones de habitantes del Valle del Aburrá, y conservar los ecosistemas de su región, el norte del departamento, 25 familias campesinas comenzaron a recibir un pago por servicios ambientales.

Serán 650 000 pesos mensuales durante un año de esta fase piloto que se ejecuta con la Unión Europea. Y para eso se comprometieron a cumplir cinco lineamientos.

Un pago dentro del programa Ecocuencas y mediante la plataforma de Banco2 que protegerá 25 predios que suman 1773 hectáreas, de las cuales 849 se encuentran en bosques y que fueron seleccionadas por concepto técnico tras el análisis de 203 propiedades que se identificaron como de importancia para proteger la cuenca de río Grande.

Son predios de cinco municipios, informó María Claudia de la Ossa Posada, directora de Cuenca Verde, la corporación sin ánimo de lucro creada para proteger las cuencas que abastecen los embalses de La Fe y Riogrande II que surten el principal sistema de acueducto del Aburrá. Pertenecen a Santa Rosa de Osos, Belmira, Donmatías, Entrerríos y San Pedro de los Milagros.
La cuenca de Riogrande II la conforman 103 000 hectáreas y abastece cerca del 33% del agua de EPM en el Aburrá.

Es una cuenca, indicó la directora, muy deforestada por actividades agropecuarias y con otros problemas como la falta de tratamiento de aguas en muchos de los predios.

Alejandra Araque, coordinadora de Restauración en Cuenca Verde, explicó el proceso mediante el cual se seleccionaron los 25 predios para el plan piloto. Al final quedaron 11 de Belmira, 5 de Entrerríos, 4 de San Pedro de los Milagros, 3 de Santa Rosa de Osos y 2 de Donmatías.
Entre los criterios que se tuvieron en cuenta figuran la altura (a más, mejor), la cobertura boscosa y la importancia de los ecosistemas en las fincas.

La Corporación Masbosques hará el monitoreo para ver que los propietarios cumplan lo acordado y se preserve el bosque en sus predios.

Esa región del norte de Antioquia conserva bosques de distinto tamaño hacia las crestas de las montañas y es regada por numerosos ríos y quebradas, como el río Chico, que confluyen al río Grande y al embalse Riogrande II.
Cuenca Verde, dijo de la Ossa Posada, ha recuperado más de 1200 hectáreas en La Fe y Riogrande II con unas 6000 personas impactadas en la acción, habiendo invertido alrededor de 9000 millones de pesos en esas cuencas abastecedoras.

Cuando termine la prueba piloto, dijo María Claudia, se evaluará la posibilidad de continuar, bien sea con más pago o mediante proyectos productivos que garanticen la sostenibilidad autónoma de los campesinos.

Referencia:

http://m.elcolombiano.com/agua-del-valle-de-aburra-esta-mas-protegida-GE5897080